Saltar al contenido

nº19 "La Sede" por Ernesto P. Sanz (e_rnst)

Escribía Karmelo Iribarren sobre los bares…

‘Las ciudades se han puesto difíciles

últimamente,

son frías

y solitarias,

han perdido calidez;

pero aún nos quedan los bares,

esos sitios

oscuros

que se encienden

cuando se apaga todo lo demás,

esos rincones con alma,

con auténtico calor;

quién sabe

si ya el último refugio

desde el que abrir fuego otra vez.’

La Sede es el nombre ficticio, de un bar llamado ADC. Convertido en refugio, durante el contexto temporal de la

pandemia.

Pero allí no pretendíamos abrir fuego, ni disfrutábamos de la poesía. 

Allí íbamos cada fin de semana a pasarlo bien, una y otra vez.